¡Hasta pronto, Doña Maleta!

Los cuentos han viajado desde la biblioteca del cole a las aulas de Infantil en el interior de Doña Maleta, que se ha abierto por última vez este curso, obedeciendo al conjuro oportuno, para propagar la magia de la lectura, que esperamos os acompañe siempre. ¡No dejéis de leer durante las vacaciones! ¡Y que os cuenten muchos cuentos! (Para que no olvidéis las «reglas» para escucharlos, os las recuerdan Alejandra y Cris):

 

 


La estructura cerebral podría predecir la mejora en las matemáticas más que la inteligencia

LUNES, 29 de abril (HealthDay News) — Que su hijo se beneficie o no de tutorías para las matemáticas podría depender más de la estructura cerebral que de la inteligencia, según un estudio reciente.

El tamaño y las conexiones de ciertas estructuras cerebrales predijeron qué tanto se beneficiaría un niño de la enseñanza individual en la aritmética, hallaron los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Dijeron que las medidas tradicionales de la inteligencia, como el coeficiente intelectual (CI) y las puntuaciones en las pruebas de capacidad matemática, no predijeron la mejora.

Los hallazgos podrían profundizar la comprensión sobre las discapacidades en el aprendizaje de las matemáticas, y llevar a nuevos programas dirigidos de aprendizaje para los niños, sugirieron los autores del estudio.

El estudio, que aparece en línea el 29 de abril en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, incluyó a 24 estudiantes de tercer curso que se sometieron a escáneres cerebrales y a evaluaciones neuropsicológicas estándares, entre ellas pruebas del CI, de la memoria de trabajo y de la lectura, antes de comenzar ocho semanas de tutorías en matemáticas.

«Lo realmente sorprendente fue que las medidas cerebrales intrínsecas puedan predecir el cambio. Podemos realmente predecir cuánto aprenderá un niño durante las ocho semanas de tutoría según las medidas de la estructura y la conectividad cerebrales», comentó en un comunicado de prensa de la Stanford el autor principal del estudio, Vinod Menon, profesor de psiquiatría y ciencias conductuales.

Todos los niños, que tenían entre 8 y 9 años de edad, mostraron mejora tras la tutoría. En general, hubo una mejora promedio del 67 por ciento en la eficiencia del rendimiento de los niños, una medida de la precisión y velocidad de la resolución de los problemas. Pero los avances individuales variaron mucho, desde un 8 hasta un 198 por ciento, hallaron los investigadores.

Cuando compararon los escáneres cerebrales y las mejoras tras la tutoría, los investigadores hallaron que unas dimensiones más grandes de tres estructuras cerebrales predecían qué niños sacarían el mayor beneficio de las tutorías. De esas estructuras, la que se asociaba de manera más firme con la mejora tras la tutoría fue un hipocampo más grande. El hipocampo es uno de los centros de memoria más importantes del cerebro.

Los investigadores también hallaron que las conexiones entre el hipocampo y varias regiones cerebrales adicionales también predecían la capacidad de un niño de beneficiarse de la tutoría. Estas regiones incluían la corteza prefrontal y los ganglios basales, que son importantes para la formación de memorias a largo plazo.

«Los resultados son un paso significativo hacia el desarrollo de programas dirigidos de aprendizaje basados en la trayectoria de aprendizaje actual, y también de la predicha, del niño», aseguró en el comunicado de prensa el autor principal del estudio, Kaustubh Supekar, becario postdoctoral en psiquiatría y ciencias conductuales.

Ahora, los investigadores planifican comparar la estructura y las conexiones cerebrales en los niños con y sin discapacidades en el aprendizaje de las matemáticas, y esperan determinar si se puede ejercitar los cerebros de los niños para ayudar a los estudiantes con un rendimiento más bajo a aprender matemáticas.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Stanford University, news release, April 29, 2013


Posted in Sin categoría | Comentarios desactivados en La estructura cerebral podría predecir la mejora en las matemáticas más que la inteligencia

¿Cómo es la habitación de tu hijo o hija?

¿Qué nos dice una habitación de su “dueño”? ¿Nos enseña sus sueños, sus gustos, sus costumbres? ¿Cuánto podemos aprender de su familia, de su cultura a través de la habitación infantil? Es lo que se ha preguntado el fotógrafo James Mollison y lo ha plasmado en la serie y libro de fotografías “Donde duermen los niños”.

Si los juguetes de un niño nos pueden decir mucho acerca de él y su cultura, lo mismo sucede con la habitación infantil, poblada de juguetes muchas de ellas. El fotógrafo ha recorrido medio mundo para conocer sus cuartos: Estado Unidos, México, Brasil, Inglaterra, Italia, Israel, Cisjordania, Kenia, Senegal, Lesotho, Nepal, China y la India.

Así descubrimos muchas cosas, no solo del dueño de la habitación, sino de sus padres, de sus costumbres, de su situación familiar y el entorno en el que vive. Algunas habitaciones nos dejan ver precisamente ese entorno, pues están prácticamente al aire libre.

“Where children sleep” es un proyecto que muestra las inmensas diferencias entre los niños, y que invita a reflexionar sobre la desigualdad o como el artista señala, darnos cuenta de la suerte que la mayoría de nosotros tenemos en el mundo desarrollado.

Y es que en las fotografías podemos ver habitaciones que ostentan gran lujo junto a míseros habitáculos desprovistos de cualquier complemento. Las fotografías nos muestran también a los niños, y aquí también podemos ver el contraste entre niñas vestidas de princesas y niños harapientos que pasan su infancia trabajando.

Al final, las fotografías de “Donde duermen los niños” van más allá de una finalidad estética y adquiere otra social: llamar la atención sobre las desigualdades y la necesidad de protección de los más desfavorecidos. Os recomiendo echarles un vistazo en la web del autor.

Fuente: WAECE


Posted in Sin categoría | Comentarios desactivados en ¿Cómo es la habitación de tu hijo o hija?